Roberto Irribarra G., Núcleo Andrés Sepúlveda Carmona, Valparaíso.

El Artículo 19, Ley de Partidos Políticos expresa: “Ningún ciudadano podrá estar afiliado a más de un partido. Para afiliarse a otro partido se deberá renunciar expresamente a la afiliación anterior, sin cuyo requisito la nueva será nula”.

Esta disposición tiene sentido por cuanto da seguridad, en teoría, que los militantes son leales y consecuentes con los postulados del partido al cual pertenecen. De no existir esta norma, podría producirse la afiliación múltiple y con ello un tráfico de influencias políticas e ideológicas que perturbaría aún más el ya desprestigiado sistema institucional.

Este precepto debiera frenar las intenciones de aquellos que, desde el Partido Socialista, quieren postular a la presidencia de la república a un ciudadano que no figura en el padrón de militantes socialistas.

Cabe recordar, por otra parte, que el reciente XXX Congreso del PS aprobó como resolución promover la participación de la ciudadanía, vía primarias y consultas, en todas aquellas decisiones trascendentes del PS, entre ellas la selección de candidatos de elección popular en sus diferentes niveles. Ello se hizo conscientes del grado de deslegitimación que hoy viven las instituciones y los representantes políticos. Diversas encuestas sitúan en un 90% el rechazo de los ciudadanos a los partidos políticos y la reciente Auditoría a la democracia del PNUD arroja un 65% de ciudadanos que demandan de los políticos participación en las decisiones. En este sentido situar exclusivamente la decisión de la selección de los candidatos de elección popular del PS en un órgano como el Comité Central contraviene la reciente decisión congresal y, además, no está en sintonía con la realidad política actual y con lo que los ciudadanos demandan de los partidos políticos. Llamamos a respetar la resolución congresal y abrir procesos de participación ciudadana y popular amplia por parte del PS, que relegitimen al Partido frente a la sociedad.

 

Contenido anterior
Fernando Atria ante declinación presidencial de Isabel Allende
Próximo contenido
El PS en la encrucijada: Allende 1952 <br>por OSVALDO TORRES

1 Comentario

  1. 03/11/2016 de 8:30 am — Responder

    Comparto completamente lo manifestado por el cpro Irribara, ni un Congreso Partidario ni una persona pueden estar por encima de los que indica la norma legal existente en Chile, a no ser que consideremos que esta norma es injusta. Dado a que el partido las ha acatado en más de 6 comicios electorales, entonces debemos suponer que son correctas.
    Los socialistas necesitamos como base definir un candidato desde nuestras filas y a partir de ahí definir nuestra acción. Debemos de una vez por toda retomar el sentido partidario de construir una sociedad más justa y evitar que las decisiones partidarias se tomen mirando las posibilidades futuras de trabajo o de reelección parlamentaria.
    Juan Moreno

Deja un comentario