Gabriel Ossandón, candidato a presidente de la Juventud Socialista por la Lista A “A recuperar la Juventud de Lorca” cree posible la recuperación del PS como un partido crítico y al servicio de la transformación social y defensor de los intereses de los trabajadores y de los sectores populares, solo si se reconstruye y recupera una “ética socialista”. “Ser socialista implica una opción ética -señala Ossandón- La ética de los socialistas no proviene de una idea metafísica de la bondad, sino de su identificación con un proyecto que tiene en su centro la emancipación de los oprimidos y de los trabajadores. Si promovemos una sociedad fundada en los valores de la igualdad, de la solidaridad, de la no explotación del otro, de la no discriminación, los socialistas estamos proponiendo a la sociedad no solo un proyecto político sino una ética, una manera de relacionarse entre las personas. En este sentido los socialistas deben actuar y vivir anticipando la sociedad futura que quieren construir y los valores que esta contiene”.

“El tema ético es fundamental para que el Partido Socialista reconstruya su autonomía como fuerza representativa de los trabajadores y de los sectores populares. Sin autonomía del PS de los poderes económicos, no hay autonomía del proyecto popular. Es una tarea de primera importancia construir una ‘muralla china” entre el PS y los poderes empresariales y económicos de este país, y se debe ser muy drástico para sancionar y marginar del Partido a todos aquellos que no solo trasgredieron la ley sino que se apartaron de una ética socialista. El PS se infringirá una derrota a si mismo el día que acepte que su comportamiento ético se circunscribe a que sus militantes cumplan o no la ley, sin imponer estándares éticos más propios y mas exigentes”.

“Quienes han ido a pedir recursos económicos a Soquimich, financiado sus campañas con ese dinero o trabajan para esa empresa no pueden tener cabida en el Partido Socialista”, señala con énfasis Ossandón.

El candidato a la presidencia de la JS critica lo que llama la pasividad de la dirección del PS y de su Tribunal Supremo frente a los casos de financiamiento irregular e ilegal en que han estado involucrados socialistas. “Se opta por una “suspensión de la militancia” que resulta muy cómoda para todos, porque se señala que alguien suspendido no puede ser pasado al Tribunal Supremo. Por otro lado, vemos a estos personajes supuestamente marginados de su militancia en reuniones de las bancadas socialistas o bien participando activamente en sus tendencias. Esperamos que el nuevo Tribunal Supremo haga valer la suspensión de la militancia de estos individuos en todas las instancias partidarias y que sea proactivo en investigar las trasgresiones a la ética socialista y no limitarse a esperar el fallo de los tribunales”, señala Ossandón.

¨Se requiere una fuerte reacción de la militancia socialista frente a este tema ético. Ser exigentes. Es defender y honrar la memoria de nuestros compañeros caídos, de nuestros mártires. Es defender el patrimonio moral del PS”, concluye Ossandón.

Contenido anterior
Hegemonía y democracia: un debate al inicio de la transición<br>Antonio Cortés Terzi versus J.J. Brunner
Próximo contenido
Sobre Izquierda Socialista: ¿POR QUÉ SALUDAR UNA NUEVA CORRIENTE DE OPINIÓN?<br>por Patricio Quiroga Z.

Sin Comentarios

Deja un comentario