Hoy existen cerca de 12 mil niños y jóvenes que forman parte de las orquestas infantiles y juveniles en Chile. La idea nació hace varias décadas atrás y de ella fue pionero el músico Jorge Peña Hen.

Un hombre de una gran calidad humana y un incansable difusor de la música especialmente entre el pueblo y los más jóvenes. A partir de 1950 se instala en La Serena, transformándose inmediatamente en un referente cultural de la ciudad y la zona. Crea el Conservatorio regional de Música, de pendiente de la Universidad de Chile. Crea la Orquesta Filarmónica y varias Orquestas de Cámara.

Compuso obras para piano y orquesta; para coro y orquesta; para cuartetos.

De su legado, sin embargo, lo más pionero y visionario fue su trabajo de formación de orquestas infantiles y juveniles.

Militante del Partido Socialista, constituye una de las figuras intelectuales y culturales, junto a Eugenio Gonzalez, más brillante que ha militado en el Socialismo chileno.

Fue detenido después del 11 de septiembre y fusilado, cuando tenía 45 años, el 16 de octubre de 1973, luego del paso por la ciudad de la llamada Caravana de la Muerte. El jefe de la Caravana era el general Sergio Arellano. En días recientes ha sido procesado en calidad de encubridor el ex Comandante en Jefe del Ejército Emilo Cheyre por el crimen de Jorge Peña Hen y más de una decena de fusilados en el Regimiento Arica de La Serena.

A pesar de su alevosa muerte, su obra cultural prevalecerá y su nombre no será olvidado. El espíritu de Peña Hen renace en cada niño y joven músico chileno.

Contenido anterior
Democracia Participativa y Estado Social de Derechos <br>por JAIME FUENTEALBA Y CARLOS FUENTEALBA
Próximo contenido
Diálogos de Izquierda: Identidades, memoria, unidad.

Sin Comentarios

Deja un comentario