1. El reportaje de Informe Especial de TVN del pasado 1 de octubre, denominado “Los tentáculos narcos en San Ramón”, a lo que se suma una reciente investigación de CIPER-Chile (06/10/2017), involucra en graves acusaciones al alcalde y vicepresidente del Partido Socialista, Miguel Ángel Aguilera, y a otros militantes y funcionarios de dicho municipio. Las denuncias van desde contratos municipales a individuos vinculados al narcotráfico, hasta irregularidades administrativas y financieras, y graves situaciones de abuso de poder. En sus distintos grados, todos los hechos denunciados son inaceptables e incompatibles con la condición de socialista.
  1. Para los socialistas, que aspiramos a representar a los trabajadores y a los sectores populares, la droga y el narcotráfico son nuestros enemigos. La droga al interior de los barrios y comunas populares ha sido un flagelo que ha destruido la vida de miles de jóvenes y ha contribuido a desarticular el tejido organizacional y la identidad de clase de estos sectores. Quien pretenda establecer alianzas o connivencia con el narcotráfico no solo está cometiendo un delito, sino que está traicionando los principios y la ética socialista en su sentido más profundo.
  1. Compartimos lo obrado hasta ahora por la Comisión Política (CP) y el Tribunal Supremo (TS). Hemos sido impulsores de estas medidas: suspensión de la militancia del alcalde Aguilera y de los otros militantes, marginación de todos sus cargos en el PS, y querella criminal contra todos los responsables involucrados en esta denuncia. Pero el camino iniciado debe continuar con severidad y sentido ejemplificador. Llamamos a la institucionalidad partidaria a expresar y defender con claridad los valores y principios socialistas.
  1. El Tribunal Supremo debe actuar con celeridad y con plena conciencia de lo que está en juego para el PS y para las instituciones democráticas del país en este caso. A la fiscalía y a la policía le corresponderá establecer la existencia de delitos. Lo que le corresponde al TS es velar por los principios y la ética socialista, fuertemente golpeada por este caso. La función del Tribunal Supremo no es imitar a los tribunales de la república y pronunciarse sobre la legalidad o ilegalidad de las conductas que investiga, sino decidir sobre la base de las obligaciones que la condición de militante impone a cada socialista. Estas obligaciones son adicionales y superiores a las obligaciones legales de todo ciudadano. Por eso, además y con independencia de las sanciones legales que correspondan, que serán determinadas por los tribunales de justicia, el Tribunal Supremo debe pronunciarse sobre si los hechos denunciados constituyen una deslealtad al partido y los principios socialistas. Esperaremos atentos a lo que dictamine el TS en los próximos días.
  1. Lo sucedido ha puesto sobre la mesa otro hecho que hemos denunciado desde hace bastante tiempo: la despolitización del PS, el aplastamiento del partido-militante, y su reemplazo por redes clientelares, que configuran un verdadero partido paralelo que es acarreado en las elecciones y que terminadas las elecciones desaparece. El padrón de San Ramón representa una clara distorsión a la representación política interna en el PS. El resultado en San Ramón ha sido muy significativo para decidir las últimas elecciones partidarias, incluyendo la reciente elección. Exigimos que se realice una auditoría al padrón de San Ramón, a cargo de militantes especialmente nombrados para ello y que den garantías de imparcialidad.
  1. La existencia de padrones inflados, de acarreos y de la existencia de este partido-ficha, no ocurre solo en San Ramón, sino también en otras partes de Chile. Llamamos al partido-militante a reaccionar y a rebelarse y a no estar dispuesto a participar en nuevos procesos electorales si esta situación no se modifica drásticamente. Hay que poner fin a esta situación para lo cual exigimos una Conferencia Nacional de Organización inmediatamente después de las elecciones presidenciales y parlamentarias, para fijar normas y regularizar las anómalas situaciones que suceden en el padrón actual, y del cual San Ramón es uno de los casos más emblemáticos, pero no el único. También solicitamos la democratización y ampliación de la Secretaria Nacional de Organización del PS, hoy manejada con criterio de grupo, y en una lógica clientelar y no militante.
  1. En la militancia del Partido hechos como este han causado estupor, indignación y desazón. Hay una creciente conciencia de que el Partido Socialista enfrenta una situación de extrema gravedad, que amenaza su propia existencia. Esta amenaza solo podrá ser sorteada mediante la reacción de los militantes socialistas. Los núcleos, comunales y regionales del partido deben pronunciarse. Deben levantar su voz para impedir que estas situaciones se normalicen, que ellas se olviden y se pierdan de vista en la maraña de carpetas de fiscalía y audiencias ante jueces de garantía. Debemos levantar nuestra voz sin miedo Esto no es solo nuestro derecho, es también nuestro deber como militantes socialistas. El Partido Socialista como proyecto político no es posible en la medida en que las prácticas ilícitas y clientelares que han sido denunciadas no sean rechazadas y extirpadas del modo más claro y total posible. Nos debemos a los trabajadores y al movimiento popular. A ellos les debemos un Partido Socialista que represente y luche junto a ellos, digno heredero de la integridad y consecuencia de todos quienes han dado su vida en nuestro país defendiendo las ideas y los valores socialistas. Lo que se pide es estar a la altura de nuestra historia, de nuestros héroes y heroínas, del proyecto de emancipación social que somos.

IZQUIERDA SOCIALISTA

7 de Octubre, 2017.

Contenido anterior
Declaración de las mujeres de la Nueva Mayoría sobre lo sucedido en la Cámara de Diputados
Próximo contenido
Un Gabinete Feroz

Sin Comentarios

Deja un comentario