A la gran familia socialista, a sus militantes y simpatizantes:

En estos momentos difíciles, en que muchas compañeras y compañeros se sienten decepcionadas/os y molestas/os, queremos compartir nuestras convicciones que nos permitan enfrentar la situación actual del Partido Socialista y darle solución.

El día de ayer Mega dio a conocer un reportaje sobre la administración del patrimonio del PS y el destino de los recursos provenientes de la indemnización del Estado por la usurpación y robo de sus bienes por parte la dictadura cívico-militar a partir del golpe de Estado de 1973.
El evidente propósito mediático y político de dicho reportaje no nos debe llevar a menospreciar el grave conflicto ético que se nos presenta. No puede haber contradicción entre las convicciones que guardamos sobre la defensa de las/os trabajadores y el medio ambiente, y las acciones que desplegamos para mantener viva esa tradición. El destino de los recursos del Partido debe guardar perfecta concordancia con nuestra declaración de principios, vale decir promoviendo un modelo de crecimiento basado en el respeto a los trabajadores, la comunidad que los recibe y el medio ambiente. El partido, con sus recursos, debe velar por el fortalecimiento de sus bases mediante una formación política activa, el desarrollo de organizaciones sociales y partidarias, infraestructura para nuestras sedes, etc.
Debemos hacernos cargo del fondo de lo planteado por dicho reportaje: no corresponde que el patrimonio del PS sea invertido en instrumentos financieros que entren en contradicción con nuestra convicción de superar el modelo neoliberal.
Por eso, para no depender de la especulación financiera y mantener nuestra independencia con los grupos empresariales, somos las/os militantes quienes debemos dotar de recursos al partido, cada cual según sus capacidades y conscientes de nuestra responsabilidad y rol histórico.

También hay aquí involucrado un tema de transparencia y, sobre todo, de democracia: ni los militantes de base ni muchas/os de los/as dirigentes conocían la forma específica cómo se administraban estos recursos. Menos aún se les ha permitido decidir. Quienes adoptaron estas imprudentes decisiones le deben una explicación al país y a sus bases militantes. Quienes han conducido el partido, han validado esta forma de decidir entre unos pocos. Por ello, no caben defensas corporativas sino hablar con la verdad y reconocer y enfrentar responsabilidades.

Demandamos la inmediata reestructuración de la comisión de patrimonio y la reevaluación de las formas de generar ingresos para el partido, dejando fuera todas aquellas que significan incoherencia con nuestros principios y políticas. Existen alternativas no especulativas para generar valor. Allí cabría invertir en corporaciones y cooperativas, locales y nacionales. Asimismo, se debe privilegiar de una vez por todas el apoyo a la compra y manutención de sedes partidarias a lo largo del país.
Se debe transparentar y hacer público el origen y destino de los recursos del partido, y que aquellos involucrados den las explicaciones que correspondan, en cumplimiento con el Código de Ética que nos compele a actuar con probidad, honestidad, justicia, solidaridad y respeto.

Demandamos que los recursos ingentes del partido se destinen a la habilitación de más y mejores sedes para el desarrollo de las actividades propias de un partido político de masas.

Creemos importante exponer la denuncia realizada en el año 2013 por algunos compañeros al tribunal supremo sobre estos hechos, de la cual a la fecha no se ha tenido respuesta, quedando al descubierto la poca transparencia dada a las bases militantes de nuestro partido.

Este es un capítulo más de cómo las lógicas neoliberales se han ido naturalizando en la sociedad chilena y en su sistema político. Con todo, esta puede ser una gran oportunidad para dar un salto en la regeneración ética del PS y de su total y definitiva separación de los poderes empresariales del país. A pesar de este momento difícil, llamamos a los militantes socialistas a reafirmar el compromiso militante y que más temprano que tarde será posible recuperar al PS como el referente ético y político que el pueblo y los trabajadores intelectuales y manuales se merecen y necesitan para avanzar hacia aquel horizonte emancipatorio que representa el Socialismo.

Izquierda Socialista

 

Contenido anterior
Otro PS es Posible
Próximo contenido
Partido Socialista: cómo superar una crisis actual

Sin Comentarios

Deja un comentario